Corriendo en casa

¡Hola!

Este pasado domingo disputé una competición muy especial para mí, la Copa de Europa de Madrid. El año pasado no pude correr por una lesión y este año llegaba con muchas ganas. Con un circuito mucho más atractivo, ya que se nadaba en el Lago de la Casa de Campo (como todos los años) pero luego salíamos en dirección Príncipe Pio, subíamos la cuesta de la Vega y ya entrabamos en el circuito de bici y de carrera a pie por el Palacio Real.
Como ya he dicho antes es una prueba muy especial ya que llevo 7 años viviendo en Madrid, iba a tener muchos amigos, compañeros de entrenamiento, gente de La Roda y familia animando sin parar.

Gran nivel en la prueba y un circuito exigente pronosticaban una competición muy dura desde el principio hasta el final. Se da la salida y pese a estar bien colocado, nada más tirarme a nadar empiezo a recibir golpes y a perder posiciones. -¡Empezamos bien!- Me dije a mi mismo.

Voy bastante rezagado y la lucha con otros triatletas no para durante la primera vuelta de 750 metros. Salgo para volverme a tirar y veo que no voy tan mal como pensaba (el 30 o así) pero no tengo muchas fuerzas para recuperar posiciones y termino la natación sobre esa posición. Nada más salir del agua veo al español Antonio Serrat (buen compañero para remontar en la bici) y me tranquilizo.

Nos cantan que vamos a 30 segundos de cabeza y la primera parte de la bici es la más dura y se puede remontar. Sufro muchísimo en estos primeros 3km y vamos adelantando a gente que no aguanta en el 1º grupo. Pasamos por zona de meta y nos cantan 20 segundos. El ritmo es muy alto y tiene toda la pinta que vamos a enganchar a un grupito de 7-8 que van escapados. Empezando la 2º vuelta de 6º nos cantan los mismos 20 segundos que en la 1 vuelta y ya recuperado del esfuerzo comienzo a colaborar en los relevos de manera más constate porque los teníamos a tiro. Pero es en la 3º vuelta cuando Serrat y el noruego Ide dan un relevo fuerte y no tengo fuerzas para seguirles y se van consiguiendo enganchar con el 1º grupo.

En mi grupo nos quedamos sin dos de los pocos que pasaban el relevo y pasando por meta nos cantan que el 1º grupo está ahora a 35 segundos. Intento como sea que no vaya a mas tirando pero la colaboración con los demás no es muy buena y cada vuelta nos meten más y más tiempo. Nos bajamos a correr con 1 minuto perdido pero aun con posibilidades de remontar alguna posición. Salgo fuerte, quizás demasiado, y lo pago. Sobre el kilómetro 1,5 me da algo de flato y tengo que bajar el ritmo y se me escapa el grupito con el que iba corriendo. Me recupero en el km5 pero ya con las fuerzas muy justas para remontar. Al final una luchada 12º posición.

Gracias de corazón a toda la gente que estuvo animando, en especial a “las caras amarillas”  que me hicieron no bajar los brazos en ningún momento.

Este fin de semana tengo una gran cita para quitarme la espina de este domingo: la Copa del Mundo de Cagliari. Ya os iré contando como va todo por tierras italianas…

Besos y abrazos, Deivid