Valores: el entrenamiento para la vida

(En este periodo vacacional, rescatamos algunos de los artículos de opinión de nuestro colaborador Javier Hernández, jugador del FGLR EBA (uno de los artífices del ascenso a LEB Plata que volverá a vestir de verde la próxima campaña) y psicólogo deportivo. Además de formar parte del primer equipo, Javier Hernández colaboró durante esta pasada temporada con la Escuela de Baloncesto C.P. La Roda impartiendo charlas a padres de alumnos, al tiempo que realizaba sesiones con los propios chavales.)

(Javier Hernández, jugador del FGLR EBA y psicólogo deportivo) – En este texto quiero presentar porqué es importante incidir y dotar de su merecida importancia a LOS VALORES. Hablaremos de ellos como parte fundamental dentro de una organización deportiva, como es el caso del Club Baloncesto CP La Roda, donde se trabaja con jugadores, en primer lugar, pero también con padres y entrenadores.

Claro está que el fin último de un club con cantera (dejando de lado al primer equipo) es la educación y el divertimento de sus principales componentes, LOS JUGADORES. Una vez se tiene esta parte clara y se ha establecido el proceso concreto para su desarrollo, se puede y se debe incidir en otros aspectos. Éstos dependerán tanto de la infraestructura del club, como de la categoría en la que nos ubiquemos. Hablamos de términos tácticos, técnicos, expectativas puestas en la temporada a nivel clasificatorio, desarrollo del jugador y del entrenador a nivel deportivo, etc.

Mi objetivo no es restarle protagonismo a estos elementos, sino explicar por qué los valores deben ser la base sobre la que se sustente este tipo de organizaciones. Un club es capaz de desplegar la mejor práctica para el crecimiento y maduración personal de los niños y niñas que la componen: EL ENTRENAMIENTO EN VALORES. A partir de ahí se desarrolla un PLAN DE ACCIÓN, que nos servirá para alcanzar unos OBJETIVOS. Por último, hablaremos de la figura del LÍDER como ‘gestor’ de todo este conjunto.

Plan de Acción
Es clave identificar y trabajar con estos valores. Va a provocar que tanto padres como entrenadores y jugadores se sientan más comprometidos e identificados con el conjunto. La eficacia de este plan dependerá en gran medida de la cohesión que exista entre los subgrupos. Esto se consigue, por ejemplo, con reuniones cada cierto tiempo (entrenador-padres, jugadores-entrenador, presidente-entrenadores, etc) donde se expondrán diversos puntos, dentro del propio plan de acción y cada uno será consciente de su papel en ellos. Además evitaremos posibles conflictos y confusiones en el futuro.

Algunos puntos a tratar podrían ser:
Enumerar los valores en los que vamos a incidir según la categoría
Escala y valoración de conductas de los jugadores en entrenamientos y partidos
Papel de los padres dentro del desarrollo del plan y de la temporada
Métodos de los entrenadores en función de las edades

Objetivos
Los puntos desarrollados por un Plan de Acción terminarán derivando en unos Objetivos, que deberán ser conocidos por jugadores, padres, entrenadores y presidentes.
‘Un entrenamiento es una oportunidad perfecta para incidir las veces que sea necesario, en valores. Se darán las conductas apropiadas para hacerle ver al conjunto esta serie de términos’.
Aunque los valores siempre consten como la base de la actividad (CRECIMIENTO PERSONAL > RESULTADOS) el grado de influencia de los demás aspectos variará. Por ello es importante establecer unas PRIORIDADES. Tanto entrenadores como padres deberán PREDICAR CON EL EJEMPLO, usando la mejor arma para la formación: la CREDIBILIDAD. La adherencia a los objetivos será mucho mayor, calando más hondo con el paso del tiempo.

Función del Líder 

Podemos crear dos cadenas de desarrollo que explican este proceso fácilmente.
Primero empieza desde los propios valores establecidos, que mediante un Plan de Acción, generarán unos objetivos, todo esto manejado en gran parte por un líder. Por ejemplo, si uno de los valores en los que queremos incidir es el esfuerzo. El proceso consistirá en reforzar alguna conducta que esté relacionada (tirarse al suelo a por un balón suelto), teniendo como objetivo la repetición, cada vez mayor, de conductas que tengan que ver con el propio esfuerzo.

VALORES – PROCESO – OBJETIVOS -> LÍDER

Segundo, comenzaría al revés, desde el propio líder como creador de instrucciones, que servirán para alcanzar los objetivos en dónde se verán reflejados valores que queramos exponer. Por ejemplo, un entrenador (líder), realiza un ejercicio dónde antes de tirar a canasta, todos los componentes del equipo tienen que recibir la pelota (instrucción), con el objetivo de mejorar el pase y la química dentro del grupo. Esta cadena se verá reflejada en el compañerismo como valor.

LÍDER – INSTRUCCIONES – OBJETIVOS -> VALORES

La figura del líder podrá verse personificada de varias maneras dentro de la propia organización. El presidente como figura principal del club, los entrenadores dentro de cada uno de los equipos o incluso ciertos jugadores que ejerzan este papel en una plantilla (los capitanes por ejemplo). De esta manera, las cadenas serán transmitidas por estas figuras, derivando en un mejor reflejo de la propia filosofía del club.


Personalidad a través de los valores

Los valores pueden interiorizarse y transmitirse de muchas maneras. Los LEMAS son una de ellas, pequeñas frases que ayuden o faciliten el recordar un valor en concreto:
‘Tiende siempre la mano al jugador caído’  COMPAÑERISMO
‘El balón llega antes con pases que con botes’  TRABAJO EN EQUIPO
‘Un partido es el resultado de toda una semana de esfuerzo’  CONSTANCIA

Esto ayudará a que poco a poco ganen en autonomía y conocimiento de valores, provocando que con la edad decidan cuáles son los que más les identifican. Determinarán la que será nuestra personalidad en el futuro (única en cada persona).
Nuestro objetivo no es que ellos tengan nuestros propios valores, sino darles las herramientas adecuadas para que con el paso de los años sean ellos los que decidan cuales les representarán.

Igual que un partido de baloncesto necesita un reglamento, también lo necesitamos para vivir. Consideramos los VALORES como las reglas de la vida de cada uno de nosotros. Te servirán para tomar decisiones, marcar tu personalidad y adaptarte.

Así que, aunque la cultura deportiva actual nos imponga el ganar por delante de todo, hagamos un esfuerzo por trabajar también a largo plazo, ayudando a los jugadores a que tengan su propia voz en un futuro, sea en el propio deporte, en el trabajo o en la misma vida. Eso también será una victoria.

 

JAVIER HERNÁNDEZ

Jugador del FGLR EBA y psicólogo deportivo